Drones y iPhones cuidando las cosechas

Drones y iPhones cuidando las cosechas

Actualmente la agricultura está pasando por un cambio tecnológico importante, mediante el uso herramientas innovadoras de alto potencial que permiten una mejora sustancial de la productividad de las explotaciones y una magnífica reducción de costos.

Un ejemplo de esto es el de Dorn Cox, quien desde que comenzó la automatización de su granja de más de 100 hectáreas en New Hampshire, Estados unidos, hace cuatro años, ha instalado decenas de sensores.

Algunos miden la humedad en el suelo alrededor de sus calabazas, otros la temperatura del aire del invernadero donde tiene sus pepinos, y otros más hacen un seguimiento de la velocidad del viento y precipitaciones en los segmentos de campo. Cuando algo anda mal -temperaturas demasiado altas o el suelo está demasiado seco- recibe una alerta en su teléfono inteligente. Entonces, él envía drones para inspeccionar sus extensos cultivos y determinar la resequedad, la erosión del suelo, y la salud de las plantas.

Cox dice: “Ser capaz de realizar un seguimiento de todo sin tener que contratar más gente es importante. Te permite hacer un trabajo mejor y más eficiente”.

Drones para vigilar las granjas

Foto:www.agenciasinc.es

Durante siglos, la agricultura era un proceso intuitivo. Hoy en día, está conectado en red, analizada y conducida por datos. Granjas de grandes extensiones comenzaron esta tendencia, la adopción de las herramientas de agricultura de precisión que usan GPS guiado por tractores, drones, y modelos de computadora para personalizar cómo se cultiva cada pulgada de tierra.

Los administradores de fincas pueden medir y mapear las cosas como los niveles de acidez del suelo y nitrógeno, y luego aplicar fertilizante para plantas específicas, no sólo rociar y rezar. Como resultado, obtienen el máximo provecho de cada semilla que se planta. Tales métodos han reducido los costos agrícolas en un promedio del 15 por ciento y el aumento de los rendimientos en un 13 por ciento, según una encuesta de 2014 por la American Farm Bureau Federation.

Las pequeñas granjas -que constituyen el 88 por ciento de todas las granjas en los EE.UU., según el Departamento de Agricultura, están adoptando métodos similares, impulsado por la proliferación de sensores asequibles, drones, cámaras, redes inalámbricas y planes de datos. Cox, por su parte, dice que ha reducido los costos de mano de obra y de los fertilizantes hasta en un 70 por ciento, y en algunos casos duplicó sus cosechas.

Él y sus compañeros agricultores también comparten datos a través farmhack.org. En el pasado, la innovación provino de experimentos individuales. Ahora, “eres capaz de capturar nuevos datos con la ayuda de otras granjas,” Cox dice, “todos esos experimentos se suman a un aprendizaje mucho más rápido.”

COMMENTS

WORDPRESS: 0
DISQUS: 0