¿Podrían los alimentos saber mejor en otros planetas?

¿Podrían los alimentos saber mejor en otros planetas?

Algunos científicos han pensado mucho acerca de los alimentos que vamos a necesitar para sobrevivir en otros planetas. Pero, ¿se pueden degustar sabores familiares fuera de este mundo?

Para empezar, hay que ver las condiciones: un planeta con una longitud de onda de luz disponible, la composición del suelo, la atracción gravitatoria y la presión atmosférica afectarán el sabor de la comida. Esto, según la investigadora Anna-Lisa Paul de Universidad de Florida, que estudia la vida de las plantas en condiciones extremas. “Habrá una gran variedad de matices ambientales que afectarán el crecimiento de plantas en otra superficie planetaria“, dice ella.

Por ejemplo, el color de la luz del sol en un mundo extraño podría cambiar el sabor de una planta. “Las longitudes de onda de la luz roja, azul, verde, son cruciales para la fotosíntesis y desarrollo de la planta”, dice Paul. “Pero el equilibrio de esas longitudes de onda y su intensidad puede tener un gran efecto en la composición de sus “compuestos secundarios”, productos químicos que contribuyen al sabor y color, entre otras cosas. Imagínese el cultivo de plantas en un planeta similar a la Tierra, en términos de la gravedad y la composición del aire, pero que giraba en torno a una estrella en la que predominen las longitudes de onda rojas. Una planta que crece en ese planeta probablemente se verá y degustará muy diferente a una similar que hay crecido bajo nuestro propio sol “.

Agricultura en Marte
La luz del sol no es la preocupación más urgente, no vamos a estar colonizando sistemas solares distantes en corto plazo. Pero organizaciones como Mars One ya están planeando enviar seres humanos a Marte. Y el sabor de las frutas y verduras cultivadas en Marte dependerá de la composición del suelo del planeta rojo.

Créditos: pixabay

Créditos: pixabay

“Incluso en la Tierra, el sabor de las plantas no es lo mismo”, dice Wieger Wamelink, un ecologista que colabora en la investigación con Mars One. Tomar vino, podría ser un ejemplo: “El sabor del vino depende en la mayor parte de la tierra en que se ha cultivado la uva, y los minerales en ella”, dice Wamelink. “Eso es diferente de muchos lugares de la Tierra.” También señala que los vegetales terrestres que crecen en suelos arenosos pueden degustarse diferente de los que crecen en suelos de tipo arcilloso.

Cuando Anna-Lisa Paul intentó el cultivo de plantas en un suelo similar al de Marte, se encontró que la concentración de ciertas sustancias químicas en las hojas cambió. Y estos productos químicos pueden afectar el sabor. “Muchas plantas fabrican pigmentos llamados antocianinas en respuesta a ambientes estresantes”. Las antocianinas, de manera muy general, confieren una tonalidad azulada, rojo oscuro o morado y se encuentran en vegetales como los arándanos y las moras. “Es bien sabido que las antocianinas son excelentes antioxidantes y muy beneficiosos para nuestro cuerpo.” Es algo bueno, las bayas marcianas serán sabrosas, dijo Paul.

Pero lujos más complejos como el helado estarán fuera del alcance de los colonos, al menos al principio. “Producir suficientes alimentos será un infierno, una tarea que consumirá gran cantidad de tiempo”, dice Wamelink. “Por lo tanto, la atención se centrará en lo más necesario para comer en vez de la comida de lujo. En etapas posteriores, esto puede cambiar, ya luego habrá tiempo para hacer un helado o una cerveza. “

Papas fritas en Júpiter
La gravedad también puede afectar el crecimiento de las plantas. “Es probable que las plantas lunares o de invernadero de Marte sean de un aspecto muy diferente al de sus hermanas cultivados al aire libre en la Tierra. En su totalidad por gravedad podrían ser más delgadas, o tener diferente pigmentación”, dice Paul. Aún así, no tiene un gran efecto. “Las plantas pueden crecer bien sin gravedad”, dice Anna-Lisa, “siempre y cuando los sistemas de suministro de aire y agua de su hábitat está bien administrados.”

Papas fritas. Créditos: ARTdesign Di Bella

Créditos: ARTdesign Di Bella

El año pasado, un grupo de científicos griegos intentaron hacer papas fritas en una centrifugadora en la Agencia Espacial Europea. La máquina puede ejercer fuerzas mucho mayores que la gravedad de la Tierra, lo que permitió a los investigadores simular la forma en que las papas se cocinen cuando se someten a la gravedad de los planetas más pesados. Resulta que la gravedad perfecta para papas fritas deliciosamente crujientes es aproximadamente tres veces mayor que la gravedad de la Tierra. En otras palabras, las papas cocidas en Júpiter serían la mejores en el sistema solar.

Si te gustó, compártelo con tus amigos.

COMMENTS

WORDPRESS: 0
DISQUS: 0